Cuando pensamos en la cultura española o en fiestas populares, se nos pueden ocurrir muchas tradiciones pero es muy difícil no pensar en vino.  Y es que con el vino celebramos y disfrutamos de muchos momentos de nuestra vida y es por eso que no es posible pensar en la cultura española sin la viticultura.  

Desde la introducción del vino en la península ibérica por los romanos, la viticultura en España ha ido creciendo hasta convertirnos en el tercer productor del mundo y tener un producto de calidad reconocido mundialmente.  Con una producción anual de 33.5 millones de hectolitros, España supone un 13,6% de la producción anual mundial, después de Francia e Italia. Sin embargo, España es número uno en cuanto a superficie de viñas plantadas, casi 1 millón de hectáreas plantadas.

Vineyard, San Vicente de la Sonsierra as background, La Rioja

Clasificación de los vinos

Los vinos españoles se clasifican de la siguiente forma, de mayor calidad a menor calidad:

  • Vinos de Pagos (VP): es la categoría más alta y se otorga a los vinos que proceden de un pago, entendiendo un pago como una zona rural determinada que tiene unas características excepcionales a nivel de cepas, terreno, microclima etc. En el caso que la totalidad del pago se encuentre en una Denominación de Origen Calificada, se podrá denominar como Pago Calificado. En España hay en la actualidad 17 vinos con esta calificación.
  • Vinos con Denominación de Origen Calificada (DOCa): esta denominación se otorga a los vinos de denominación de origen que en los últimos 10 años han sido reconocidos por altísima calidad. Estos vinos tienen que pasar controles más exhaustivos que los de denominación de origen. Solo existen 2 denominaciones de origen calificada: la D.O.Ca Rioja y la D.O.Ca Priorat.
  • Vinos con Denominación de Origen (DO): esta categoría es para aquellos vinos de prestigio que proceden de un área de producción claramente delimitada y que está gestionada por un Consejo Regulador. Para poder ser clasificados con esta categoría deben haber pasado 5 años desde que fueron reconocidos vinos de Calidad con Indicación Geográfica. La D.O. Cava es la única denominación de origen que no está vinculada con una única región, si no que incluye varias regiones donde se produce este vino espumoso.
  • Vinos de Calidad con Indicación Geográfica (VC): son vinos producidos en una región que utiliza las uvas y adquiere las características y reputación asociada a esa región.
  • Vinos de la Tierra (VdIT): esta clasificación se otorga a vinos de una región que poseen una calidad y reputación de la región con la única diferencia que al menos 85% de las uvas tienen que ser procedente de la misma región.
  • Vinos de Mesa: son vinos que no tienen que cumplir ninguna exigencia ya que no pertenece a ninguna zona geográfica.

Las denominaciones de origen del vino

España cuenta con 70 denominaciones de origen repartidas a lo largo de toda la península y en todo tipo de terrenos. La mitad de los terrenos cultivados se encuentran en la comunidad autónoma de Castilla La Mancha que es al mismo tiempo la mayor región vinícola del mundo, con unas 540.000 hectáreas.

Sivinum destaca

Si quieres saber más sobre algunas denominaciones de origen que destacamos, sigue leyendo.

Bodegas

En la actualidad hay 4.373 bodegas en España, habiendo aumentado en 6% en el último año.

La comunidad autónoma con más bodegas es Castilla y León con 609 bodegas, seguida de Cataluña con 606 bodegas. El ranking seguiría con Galicia, País Vasco, Castilla La Mancha, La Rioja, Andalucía. Datos del INE.

Descubre nuestras bodegas destacadas.

Variedades de Uva

En España se cultivan múltiples variedades de uvas, pero si hay una que destaca y por la que siempre se asocia a nuestra tierra, es la uva Tempranillo. Es una uva tinta con notas muy frutales y aromáticas que envejece muy bien en barrica y se diferencia de otras por su temprana recogida, de ahí su nombre «Tempranillo». Aunque sí qué es verdad que esta uva recibe diferentes nombres dependiendo de la zona. También se le conoce como Cencibel, Ull de llebre, Tinta del país, Tinta de Toro, Tinto fino y Escobera. Otras uvas tintas muy apreciadas y usadas en España son la Bobal, Garnacha Tinta, Monastrell, Cabernet Sauvignon, Syrah, Merlot, Mencía, Cariñena y Prieto Picudo.

Winemaker oenologist checking Tempranillo wine grapes
Racimos de uva

Si miramos las uvas blancas, encontramos la uva más producida en España, la uva Airén, que produce vinos de aroma característico y que se suele cultivar en la DO Vinos de Madrid. En nuestro país también se cultivan las variedades Macabeo, Cayetana blanca, Verdejo, Xarello, Pedro Ximénez, Palomino Fino, Parellada, Chardonnay, Albariño, Savignon Blanc, y Moscatel.

Otras variedades muy conocidas a nivel europeo y mundial que no son tan presentes en España como el Pinot Noir, Petit Verdot, Riesling, Malbec y Cabernet Franc, empiezan a cultivarse en España y han empezado a dar sus primeros vinos.

Bacchus dieu du vin SIVINUM VINO ROMANO

Historia

Los inicios de la viticultura en España se remontan a antes de Cristo, las primeras evidencias de la producción de vino en España aparecen concretamente con la llegada de los fenicios a la ciudad de Cádiz en el año 1100 a.C. En las ruinas de la colonia fenicia Castillo de Doña Blanca se ha encontrado uno de los lagares, recipiente donde se prensa o pisa la uva para obtener el mosto, más antiguos que del que se tiene noción. Sin embargo, algunos arqueólogos afirman que antes de la llegada de los fenicios ya había una abundancia de variedades viníferas nativas de la península Ibérica y que se eso posibilitó el comienzo de la viticultura entre 4000 y 3000 a.C.

Con la llegada de los romanos en el año 218 a.C. el vino de la península, en ese momento Hispania, se convirtió en un producto muy codiciado y apreciado por la capital romana. Gracias a la construcción de la vía Augusta que conectaba Roma con Cádiz pasando por importantes puertos, propició la exportación del vino de la zona de Tarragona y Levante.

A group of Amphora recovered from the sea in Tuscany

Con la caída del imperio romano llegaron los bárbaros de los pueblos del norte de Europa lo que supone una menor presencia del vino en la península y de hecho existen pocos datos sobre la viticultura durante esa época. Más tarde llegaron los musulmanes a la península en el 711 d.C y la presencia del vino se convirtió un poco ambigua, las leyes coránicas prohíben el consumo de alcohol, sigue habiendo producción de vino e incluso se dice que algunos califas y emires poseían viñedos y consumían vino. Además, a la comunidad cristiana presente en la península se les permitía continuar con el cultivo del vino, debido al significado que representa el vino en entre cristianos.

Tras la Reconquista, el avance de los reinos cristianos en la península, el vino volvió a producirse y a expandirse en la península sobre todo gracias a nuevas variedades que se introdujeron gracias al Camino de Santiago. Después de la llegada de Colón en 1942 a América, se abrió otro camino para el vino español, se llevaron vides europeas a las nuevas tierras y el vino español se empezó a exportar, otra vez.

A finales del siglo XIX Francia ve como sus viñas desaparecen ante la plaga Filoxera, por lo que los franceses se dirigen a España para aprovisionarse de vino. Es así, gracias a los franceses, como regiones como la Rioja, Navarra y Cataluña empiezan a mejorar el método de elaboración y la utilización de barricas. Esta perfección dura poco ya a finales del 1800 llega la plaga a España. Esto, junto con las circunstancias políticas de ese momento, la Guerra Civil y la II Guerra Mundial, provoca el declive de las viñas y la viticultura en España.

No fue hasta mediados del siglo XX que la producción del vino retomó otra vez su fuerza y los vinos españoles se empieza a vender fuera del país, como chablis español o sauternes español. A partir de entonces, surgen las cooperativas y las primeras denominaciones de origen, lo que permite la regulación de la producción y la modernización del sector en los años 70.

nuestra selección de vinos

7,508,00
-11%
21,2124,95
7,808,40
18,9019,90